El actor estadounidense Isaac Kappy, conocido por su papel secundario en “Breaking Bad” y por su aparición en películas como “Thor” y “Terminator: La salvación”, murió el lunes tras quitarse la vida.

A sus 42 años, el actor decidió saltar desde un puente de Arizona, informó el portal de noticias especializado de EEUU TMZ. Varios transeúntes intentaron contenerlo segundos antes de que se lanzara, sin éxito.

Las autoridades estatales dieron por cerrada la investigación, después de confirmar que la causa de la muerte fue suicidio. Horas antes, en su cuenta de Instagram, había publicado una larga carta en la que confesaba haber reflexionado sobre su carácter y su actitud.

“Durante la semana pasada, a través de una introspección que debería haber ocurrido hace muchos años, he comenzado a tener revelaciones sobre mi personalidad. Confieso desde mi arrogancia que estas revelaciones no habían llegado antes. Ya ven, yo creía que era una buena persona. YO NO HE SIDO un buen hombre. En realidad he sido una mala persona toda mi vida”, se lee en el documento.

Isaac Kappy Contó que había utilizado a las personas para conseguir dinero. Reveló que había vendido drogas y que había traicionado a gente que le quería. Además, dijo, el consumo excesivo de alcohol, cigarros y estupefacientes, le había destrozado el cuerpo.

“He vendido drogas. He evitado impuestos. Tengo deudas. He abusado de mi cuerpo con cigarros, drogas y alcohol. Me he aprovechado de gente que me quería, incluida mi familia”, prosigue la carta.

Por su comportamiento, le pidió perdón a quienes confiaron en él y a Jesús, por fallarle de nuevo. Aseguró que había encontrado oscuridad en su interior y que no merecía la luz de Dios.

“Estas lecciones han llegado tarde para mí, pero quizás puedan inspirarte. Usaré el resto de mi tiempo en la tierra para expiar mis pecados y buscar la luz en mi interior, en los demás y en mí mismo”, concluye Isaac Kappy, que tituló “Cuidado con el hombre que no tiene nada que perder, porque no tiene nada que proteger”.