Por: Sydney Pagliari

Sígueme y dame amors en Instagram, Twitter y Facebook: @sydneypagliari

“Terminator. Dark fate” (2019 / Dir: Tim Miller. Escrita por: James Cameron – 20th Century Fox)

😔…Aquí vamos de nuevo.

💻Siempre que contamos una historia, corremos un gran riesgo: uno de entre miles de una larga e inconmensurable lista negra de caer en lo fútil e insustancial, generando una suerte de semi-estructura hecha de papel que, al mínimo atisbo de viento, cede ante el peso del inconsistente núcleo argumental de esta, dando como resultado una historia débil: sin forma, sin cohesión… sin vida.

Una historia hecha por hacer. Por el puro acto de la vanidad: sin amor por los personajes, que viven en las palabras que forjamos frase a frase, muriendo lentamente en la mediocridad de la pereza, diluidos en el ácido corrosivo y oxidante de la imaginación de un lector que no puede hilar ni con un manual lo que tratamos de contarle.

Esto es exactamente lo que le pasa al cine moderno, sobre todo a los “reboots” y “remakes” (spin-offs incluidos, secuelas y precuelas también) y es algo que me entristece sobre manera.

Review Terminator Dark Fate
Ni el regreso de Linda Hamilton como Sarah Connor pudo levantar la franquicia.

Desde los primeros avances y trailers de este año pudimos ver que “Terminator: Dark fate” se postulaba como un reinicio forzado nuevamente de una franquicia que, en esencia, murió hace ya casi 30 años con su segunda e increíble parte final “Judgement Day” en 1991. Un film épico, de acción y ciencia ficción memorable, que nos hizo trepidar en las salas de nuestras casas (yo tenía un año cuando se estrenó, así que la vi de niño) y marcó un hito en una época en que los efectos visuales por computador eran aún arcaicos y, films como “Jurassic Park” (1993) o “The Matrix” (1999) estaban aún lejos en el horizonte tecnológico.

Es que este film pecó desde el comienzo: se enarboló de su cast y su crew de productores para generar una hijueputa madrísisma especulación, llegando al punto en el que incluso yo, esperaba un film sólido y con un nivel tan alto que me dejara boquiabierto. Despues de todo, estamos hablando de que 30 años después, el mismísimo James Cameron regresa como productor y escritor, con el genio Tim Miller (director de “Deadpool”) a la cabeza creativa.

Quizá te interese: ¡Adele sorprende al mundo con su cambio!

El problema de tener altas expectativas

Y ¡PUM! Entro a la sala, ruedan los créditos y me tiran a Linda Hamilton como la GENIAL Sarah Connor (más mujeres como ella, please) en una icónica escena que sirve de conector con la segunda parte, generándome una expectativa tan grande que sólo la siguiente escena pudo superar: una reconstrucción digital de Edward Furlong (el mítico niño John Connor) y Sarah Connor en los 90’s tan creíble que, por una milésima de segundo, creí que se trataba de una escena eliminada (si, a veces el cine me hace pecar de crédulo, así de bobo soy). Y un punto de giro inesperado: muere John Connor asesinado por un T-800, el modelo original enviado al pasado para eliminarlo o “terminarlo”.

Wow… ¡Que riesgos tan grandes estamos tomando! el film promete hasta este punto. Y no, que no es sarcasmo, coño.

Y todo se va al carajo con esta subtrama forzada de una familia latina en Nuevo México (recordemos pues que ahora James Cameron ama a los latinos y los mete en todas sus pelis), una persecución a la protagonista “Dani” de parte de un nuevo modelo re-mamadísimo de metal líquido negro denominado “REV-9”, que es literalmente imparable, se multiplica, es amable, rápido, viene con conexión Bluetooth 5.0 y puertos de carga universal y que, de habernos perseguido a cualquiera de nosotros ya hubiéramos muerto en los primeros 10 minutos de película.

Pero, esto no es lo “banal” del asunto. Sí, sí… sé que un film que se llame “Terminator” no puede aspirar a mucho pero, si otros como “Joker” son ovacionados. ¿Por qué entonces en medio de esta era de redención del cine “popular” como una forma de entretenimiento respetable, Cameron nos tira en la cara algo como esto?

Review Terminator Dark Fate
Mackenzie Davis como Grace, junto a la Colombiana Natala Reyes como «Dani»

Inconsistencia, incoherencia e insustancialidad

🎞Les resumo, y espero que entiendan o que al menos se ha yan topado con algún film de Terminator en el pasado reciente:

1) SkyNet NO EXISTE: ahora es una mierda llamada “legión”. La famosa “SkyNet”, el terror de los films anteriores… se lo pasaron por los huevos. Uno creería que por una buena razón… pero…

2) El día del juicio final nunca pasó: no “ese” juicio final al menos, sino el mencionado anteriormente en el que un celular loco llamado “Legión” (no explican mas) atacó y ¡Zas! habemus Terminators también. A pesar de que Sarah lo evitó.

3) John Connor es asesinado igualmente: Si detuvieron el Juicio Final… ¿Por qué carajos aun así surgió otra inteligencia artificial que crea Terminators?

4) ¿Qué Sarah Connor no murió de cáncer en los films anteriores? ¿Y en la serie también?

5) El T-800 (Arnold) ahora se llama Carl, y es… ¡¿Papá?! Además… envejece. ¿Cómo? El tejido está vivo, sí, pero… no, no… ¡no me jodas!

«Dani» aquí… «Dani» allá…

La sobre-exposición es también un cáncer para el escritor: explicar todo es malo, pero… no hacerlo también. El balance es necesario. Y aquí, ni te explican lo que debes saber y a la vez te explican lo que no necesitas saber. Los personajes andan por ahí diciendo bla, bla, bla… pero no es sino hasta el final que el verdadero motivo del porque hay que proteger a «Dani» se revela y, es TAN VACÍO que… te deja con desaliento. Es decir: su rol es tan irrelevante en el futuro (pues Dani es y será la nueva John Connor de la resistencia contra “Legión”) que si la hubieran matado… no pasaba nada. Creo que esto fue un insulto al personaje de ella y al de Grace, que es sin duda junto a Sarah Connor, de lo mejor de la película.

Entonces: ¿Es «buena» o no?

Terminator: Dark Fate” es un film dominguero, de relleno. Que no se respeta a sí mismo y que no hace nada ni por la franquicia ni por el cine.

Tiene secuencias de acción decentes que no inventan el agua tibia, líneas de diálogos muy divertidas y personajes reveladores e interesantes como el de Grace (Mackenzie Davis) que merecía más que morir como una pendeja salvando a otra pendeja. Ella es el corazón de la película, quien levanta el argumento y a quien seguimos en el viaje.

Pero en el guion es donde se cae en picada: Grace repite 4 veces la siguiente frase en la película: “Soy humana, solo… mejorada”. Que flojera de Cameron para escribir. Y al final resulta que Dani es la nueva salvadora de la humanidad, que Sarah no logró NADA con sus sacrificios, que “Carl” solo la usaba para darle un propósito luego de él haber matado a su hijo, que la solución es ir al norte y pasar por debajo del “muro” fronterizo de EEUU como un guiño a Trump, y otras incoherencias más (como que… si SkyNet no existe ya… ¿de dónde saca el T-800 esas coordenadas para que Sarah mate a otros Terminators, y a quien carajo estos Terminators tienen que matar?).

Por Zeus, que esto es más confuso que las líneas temporales de “EndGame”, “X-Men” y “Back to the future” combinadas”.

El villano “Legión” es inexistente, es una amenaza futura que no se siente como tal, no es como “Sauron” en “El Señor de los Anillos” que ni lo ves pero te caga del miedo porque sabes su potencial, como una sombra que acecha expectante. Solo está representado por el REV-9, el ya mencionado robot remamadísimo con Android 10 y 4 cámaras HD, interpretado por Gabriel Luna, que no lo hizo mal, pero… tampoco lo dejaron hacer mucho. Y, como siempre digo: Una historia es tan buena como su villano. Y el REV-9 (más parecido a un simbionte como “Venom”) solo corre, persigue, se regenera y repite, en un ciclo que ya cansa al final del tercer acto en donde se da el cierre a la historia y, todos, imitando a Dragon Ball, deben unirse y sacrificarse para acabar con ese maldito.

Review Terminator Dark Fate
REV-9: Un antagonista inmamable, que sólo sirve como impulsor del movimiento de los personajes y nada más.

🧐 ¡Por favor! Es algo insignificante: ¿Por qué Legión no mandó 14 de esos REV-9’s y ya? No… Manda a UNO. Que conveniente para la historia ¿no?

¿Ya viste «IT: Capítulo dos»? ¡Lee aquí la review!

Había potencial: siempre es genial, de alguna manera ver a Arnold en el papel. Es extrañamente gracioso y llena la pantalla pero, yo esperaba más de un robot regenerándose a cada rato y corriendo de un lado a otro. Quería ver algo como “Logan”… algo sorpresivo e inaudito que me dijera a mí mismo que no debo subestimar a los cineastas ni al cine de taquilla. Pero sólo obtuve una trama mediocre en dos horas que pasan rápido y sin dejar rastro.

Vayan a verla, no es peor que “Terminator Genisys” eso sí, o que “Rise of the machines”… pero no es mejor que “Terminator Salvation” (por compararla con las peores).

Señor Cameron, deje morir a la saga. Ya basta, no hay forma de revivirla y ya lo acaba de demostrar.

🎥 Veredicto final:

¿6 de 10? Ya ni se. Pues está mucho mejor que otras mamadas del año como «Hobbs & Shaw» al menos y no es mucho decir. La taquilla lo dirá, al final… eso es lo que importa ¿no?.

Esta es de esas pelis que uno dice mientras la ve “Mierda, hasta yo la haría mejor”, y se me ocurren unos “pitchs” que darle a James sobre una secuela que salve este desastre.